Un día del Carmen diferente

Ya 16 de julio, festividad de la Virgen del Carmen,  marcada este año por la negra sombra que no cesa de acecharnos desde hace meses, motivo por el que la tradicional procesión de la patrona del mar, de la marina y de los marineros ha sido suspendida.

Aprovecho la ocasión de recordar el funeral del 6 de julio en la catedral de La Almudena en memoria de las víctimas de la epidemia¹ —dicen que más de 40.000—, y el que se celebrará hoy en el patio de armas del Palacio Real de Madrid, homenaje laico. Qué cosas, me hace raro que el Día del Carmen se haga algo así, cómo que no pega, ¿verdad?

En lo que llevamos de julio han sucedido acontecimientos que me han tocado el corazón, además de esto. El primer día de este mes, cumplió 104 años Olivia de Havilland, la bondadosa Melania Hamilton de Lo que el viento se llevó, única superviviente del reparto de la película y, quizás, de toda su generación; y qué impresionante su interpretación en La heredera, tengo grabada en mi retina su imagen cerrando ventanas y puertas ante las suplicas del amante interesado y arrepentido. Felicidades, Olivia. Por otro lado, ha fallecido el gran compositor Ennio Morricone, el seis de julio, al que debemos la bandas sonoras de grandes películas, que han formado parte de nuestras vidas y que han contribuido a nuestra dicha. De entre sus más de 500 composiciones, destaco tres: El bueno, el feo y el malo (1966); La Misión (1986); Cinema Paradiso (1988). Inolvidable mi experiencia de hace ya veintitantos años, camino a la Laguna Negra soriana y embarazada de mi hijo, escuchando la música de La Misión, mientras fuera del coche caían los copos de nieve sobre un paisaje  espectacular. O Cinema Paradiso, que pude volver a ver, últimamente, en compañía de mis hijos, y comprobar que su belleza sigue intacta. Una delicia escuchar sus bandas sonoras. A ti, Ennio, mi más sentido agradecimiento por darme tan hermosos momentos.

Todavía queda mucho verano, tiempo de relax y recreo. Y, a pesar del aciago momento, sigue siendo una buena estación para disfrutar de la naturaleza, de la familia, amigos. Y de leer. Días de reencuentro con los que están fuera. He comprobado, con la vuelta de mi hijo, la maravilla de aprender de quien trajiste al mundo; bendita sea la vida que ofrece la oportunidad de ver crecer y superarnos a quien contaste sus primeros cuentos y leíste sus primeros poemas.

En fin…

Feliz día del Carmen. «¡Salve, estrella de los mares!».

Procesión del Carmen. Basílica de Santa María

Alicante, 2019.

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .